viernes, 17 de junio de 2016

Estoy completamente desencantada de la política. Estos meses, me han hecho ver, que para ningún partido, contamos para nada. Me refiero a los ciudadanos, claro. Deberíamos ser lo más importante para ellos y resulta, que con tanta parafernalia, desaparecemos por completo. Así que he decidido cambiar de tercio, e intentar ayudar a personas, que como yo, han tenido una vida plena, en todos los sentidos y ahora, ya mayor y con recursos económicos limitados, nos sigue preocupando nuestro aspecto físico y nuestra casa. Se pierde el dinero, de mil maneras, pero el gusto y las ganas de bien-vivir, nos persiguen siempre (¿gracias a Dios?)
Mi sentido de la estética, me ha marcado siempre y lo sigue haciendo a pesar de mi edad. Esto me hace sufrir, porque mi aspecto no concuerda con lo que en ciertos momentos fui y aunque la cara no acompaña, aún conservo (hasta cierto punto) mi tipo. Eso ayuda, a que la ropa me siente más o menos bien (dentro de un orden).

La pega ahora, es que cuando eres joven, aunque la ropa no sea gran cosa, tu aspecto le da prestigio, pero a mi edad, es la ropa la que debe darme ese “prestigio” y no estoy en condiciones económicas, de elegir lo que mas me favorezca. Hay que trabajar el doble y mirándolo bien, hasta cierto punto, eso da sentido a mi vida. Todas mis decisiones, deben ir acompañadas de un largo estudio de la situación. Resumiendo: debo comprar poco, pero escogido y cuando algo favorece, hay que aprovechar, porque no hay mucho ahora, que resulte así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada